COMUNICADO SOBRE PRUEBAS FARO

Es muy lamentable lo acontecido con las pruebas FARO y en especial el capítulo de evaluación de los “Factores Asociados”.

Sin entrar en pormenores, lo triste es que la justificación por parte del MEP para articular acciones correctivas sobre el ya famoso “apagón educativo”, era la ausencia de información sobre el estado de comprensión y dominio de conocimientos por parte de los estudiantes. A partir de este hecho, anunciaron con gran expectativa la necesidad de realizar las pruebas FARO.

En concreto sobre FARO, queda claro que el MEP no se desliga de la intención de evaluar el dominio puntual del conocimiento y no del desarrollo competencial en el estudiante. En este sentido, FARO y Bachillerato siguen siendo lo mismo.

Por otro lado, la justificación que da el MEP sobre la realización de la evaluación de los Factores Asociados, es la necesidad de conocer el entorno en que el estudiante aprende en su hogar y en el Centro Educativo.

Este objetivo o necesidad de información no ameritaba una prueba larga y abusiva para los estudiantes de Quinto Grado, niños aún, tal cual se formuló. Lo más lógico es que el MEP, a través de las Centros Educativos, Direcciones Regionales y Supervisiones Educativas, pudo haber aplicado un cuestionario para conocer esta realidad de mediación pedagógica y que cada Circuito Educativo articulara acciones o un plan de mejora al respecto. En este caso no se amerita la centralización de la definición de políticas.

Si lo que se requería era el diagnóstico del Sistema Educativo y actores del mismo, basta con leer el último informe del Estado de la Educación en Costa Rica, 2021. Si el objetivo era censar la situación socioeconómica de la población estudiantil, a través del INEC-Instituto Nacional de Estadística y Censos, se hubiera logrado producir la información estadística pertinente y confiable.

El Sector Educativo Privado, contrario a lo que muchos creen, también se ve afectado por estas políticas educativas. Nunca el sector se ha opuesto a ser sometido a valoraciones que el MEP realiza por cuanto el Reglamento de Centros Privados así lo establece y somos respetuosos del mismo. No obstante, resulta molesto ser parte de acciones improvisadas y sin un control adecuado que ejecuta el MEP. No vamos a continuar siendo parte de este tipo de atropellos a la Educación. Para hacer el capítulo más desagradable aún, nuestros estudiantes de Secundaria-Décimo Año- quienes debían completar los Factores Asociados de manera digital, nunca recibieron el enlace que el MEP debía enviar a sus correos. Tampoco lo recibieron los Directores de Primaria.

Las Pruebas Faro fueron anunciadas con grandeza desde el año 2018; serían el cambio tan anhelado para la Educación Costarricense. El MEP se aferró a estos instrumentos de una manera vehemente y a expensas de un costo financiero-mismo que pagamos todos-, así como el recurso humano, de logística, y otros factores que posiblemente no llegaremos a cuantificar con claridad. Entonces, ¿cómo es posible que un proyecto de esta dimensión no fuera piloteado adecuadamente si su objetivo era trascendental para el país?

Los cuestionarios de Factores Asociados con contenido sensible y suministro de información que requería la autorización expresa del padre o encargado del estudiante menor de edad, serán desechados por orden de las autoridades del MEP, ente que no detectó durante la etapa de formulación y revisión que el contenido de estos cuestionarios carecía de un enfoque pedagógico y sentido común. Este instrumento estuvo siempre al alcance de los muchos involucrados en los diferentes estados del proceso. Esto, simplemente resulta inconcebible para un país como el nuestro. ¿Descubren la gravedad de la situación únicamente posterior a la aplicación de los cuestionarios? ¿Quién otorgó el visto bueno a los mismos? Esto constituye una falta de respeto y demuestra incoherencia e incapacidad de gestión.

ACEP hace un llamado para que las autoridades competentes asuman su responsabilidad y se realice una debida investigación sobre este tema. Esto es un descalabro que conlleva a una enorme pérdida para la Educación y por ende afectación para el país. Y no nos referimos únicamente al coste económico, el cual ya por sí solo es motivo de indignación.

La Asociación de Centros Educativos Privados ACEP Propone:

1. Que se genere un encadenamiento entre el sector público y privado de forma tal que se articulen acciones de corto, mediano y largo plazo con el objetivo de lograr paulatinamente UNA MEJORA CONTINUA Y SISTEMÁTICA EN LA CALIDAD DE LA EDUCACION COSTARRICENSE. ACEP ha ofrecido en reiteradas ocasiones al MEP, ser un brazo de apoyo al Sistema Educativo Costarricense.

2. Que dado que la situación del Sector Educación tiene gravísimas consecuencias; sobre todo para el estudiantado, pero también para Costa Rica pues quienes hoy se forman estarán al frente del país en algunos años, debe declararse el sector en emergencia nacional y el Sector Público permitir que el Sector Privado tenga participación en la generación de políticas educativas integrales.

3. Que quienes aspiran llegar al Gobierno en el 2022, tengan claro que la Educación es prioridad para un país que desee surgir y desarrollarse positiva y ampliamente en todas las áreas. No se puede postergar la toma de decisiones y cambios urgentes en este campo. Costa Rica cuenta con un porcentaje del PIB asignado a Educación que no tienen países cuyos resultados educativos son reconocidos a nivel mundial. ¿Tendremos la capacidad y voluntad para determinar en donde radica el éxito de estas naciones que con menos hacen mucho más y sin temor, hacer lo correcto independientemente de las acciones que se deban llevar a cabo?

Junta Directiva ACEP

Asociación Centros Educativos Privados

“58 años de trabajo continuo, en Mejora de la Educación Nacional”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba