La educación privada está gravada y exenta -a la vez- con IVA

En el artículo 8 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, se indica que están exentos los servicios de educación privada, preescolar, primaria, secundaria, universitaria, parauniversitaria y técnica.

No obstante, en el Artículo 11 de la misma Ley se dispone que estarán sujetos a la tarifa del dos por ciento (2%) los servicios de educación privada. En primera instancia, pereciera que todo responde a una redacción incorrecta del texto y que lo procedente es que los servicios de educación privada, sin duda, estén exentos del todo, sin ninguna restricción.

Pero, ¿A qué nos referimos al decir “sin ninguna restricción”? Que cómo lo indica el legislador, simplemente todo lo relacionado con educación privada está exento en sus diferentes niveles, sin tener -por ejemplo- que estar acreditada a alguna entidad pública, incluyendo la educación a nivel de técnico.

Se debe recalcar que en este apartado se encuentran varios sectores de la educación que prestan servicios a nivel de técnicos, cursos libres como inglés, escuelas de fútbol o deportes en general, cursos de cocina, de corte de pelo o belleza en general. Por lo general, estos cursos no son regulados por ninguna entidad pública, porque no se da un título acreditable, sino que se enseña una técnica, un oficio o una actividad de recreación.

Sin embargo, el reglamento del IVA (actualmente en consulta) define como Servicios de Educación Privada “los… prestados por centros docentes privados sujetos a inspección por parte del Ministerio de Educación Pública, desde la educación preescolar hasta la universitaria, en todas las modalidades del sistema educativo aprobadas por el Consejo Superior de Educación según lo dispone el artículo 8 inciso b) de la Ley N° 1362, y el artículo 81 de la Constitución Política”. Se interpreta por lo tanto que la educación privada exenta es la regulada, por las entidades citadas y que la educación no regulada, estará gravada con la tasa de IVA del 2%.

El Ministerio de Hacienda, con esta interpretación, introduce incertidumbre por los cursos libres de capacitación que se dan todos los días, por ejemplo en temas de actualidad nacional, análisis de la economía, cursos de la reforma fiscal, curso de elaboración de licitaciones, entre otros.

A partir del 1 julio, estos servicios de capacitaciones tendrán que cobrar IVA a sus clientes, según sea el caso, el 2% como un servicio de educación privada no regulada, o con tarifa regular del 13%.

La educación privada está gravada y exenta -a la vez- con IVA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba